Los países más miserables del mundo

Articulo original de la página https://www.visualcapitalist.com

Antes de traducir el articulo normalmente no pongo nada de Venezuela en las entradas pero me pareció tan subjetivo las métricas que hasta parecen no ser realidad.

Algunas personas creen que la felicidad viene de adentro. Sin embargo, en el mundo de la economía, la felicidad puede estar más vinculada a factores cuantitativos como la inflación, las tasas de interés, los niveles de empleo y el crecimiento del producto interno bruto (PIB).

El gráfico de esta semana utiliza datos de Steve Hanke del Instituto Cato, y visualiza las clasificaciones del Índice de Miseria 2019, en 95 países que informan estos datos de manera consistente.

El índice utiliza cuatro variables económicas clave para clasificar y calificar países:

  1. Inflación
  2. Tasa de préstamo
  3. Tasa de desempleo
  4. Crecimiento del PIB per cápita

Estos son los puntajes del Índice de Miseria para los 95 países:

Para calcular cada puntaje del Índice de Miseria, se usa una fórmula simple: el crecimiento del PIB per cápita se resta de la suma de las tasas de desempleo, inflación y préstamos bancarios.

¿Cuáles de estos factores están impulsando los puntajes en algunos de los países más “miserables”? ¿Qué países ocupan un lugar bajo en la lista y por qué?

Las puntuaciones más altas del índice de miseria

Dos países latinoamericanos, Venezuela y Argentina, se ubican cerca de la parte superior del índice de Hanke.

1. La irritación en Venezuela

Venezuela posee el título del país más “miserable” del mundo por cuarto año consecutivo. Según las Naciones Unidas, cuatro millones de venezolanos han abandonado el país desde que comenzó su crisis económica en 2014.

La agitación en Venezuela se ha visto impulsada por la hiperinflación vertiginosa. Los ciudadanos luchan por pagar artículos básicos como alimentos, artículos de tocador y medicamentos. El Índice Cafe Con Leche fue creado específicamente para monitorear las tasas de inflación que cambian rápidamente en Venezuela.

Venezuela no solo tiene el puntaje más alto en el Índice de Miseria, sino que su puntaje también ha experimentado un aumento dramático durante el año pasado a medida que la crisis se aceleró.

2. La historia argentina de volatilidad

Argentina es el segundo país más “miserable”, lo que no es sorprendente dada la historia de crisis económicas del país.

La crisis monetaria argentina de 2018 causó una severa devaluación del peso . La caída obligó al presidente, Mauricio Macri, a solicitar un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para poner las cosas en perspectiva, este es el 22º acuerdo de préstamos entre Argentina y el FMI. Solo seis países han tenido más compromisos con la organización internacional, incluidos Haití (27) y Colombia (25).

Las puntuaciones más bajas del índice de miseria

Los dos países con los puntajes más bajos en el índice tienen una cosa en común: tasas de desempleo extremadamente bajas.

1. ¿Por qué Tailandia es la tierra de las sonrisas?

Tailandia se lleva el premio como el país menos “miserable” del mundo en el índice. La tasa de desempleo del país ha sido notablemente baja durante años, oscilando entre 0,4% y 1,2% desde 2011. Este es el resultado de los factores estructurales únicos del país. Los sectores “informales”,  como los vendedores ambulantes o los taxistas, absorben a las personas que quedan desempleadas en el sector “formal”.

Las inversiones en infraestructura pública del gobierno tailandés continúan atrayendo inversiones privadas nacionales y extranjeras, lo que refuerza el PIB del país junto con el turismo y las exportaciones.

2. El primer ministro de Hungría establece el puntaje

Hungría es el segundo país menos “miserable” del mundo según el índice.

En 2010, el primer ministro Viktor Orbán implementó un programa de trabajo que desvió tareas domésticas a miles de personas que buscaban trabajo. Durante el mismo período en que se ejecutó el programa, la tasa nacional de desempleo cayó del 11,4% al 3,8% .

Orbán ganó un controvertido cuarto mandato en 2018, posiblemente en parte debido a las promesas de proteger la soberanía del país contra la Unión Europea. A pesar de las acusaciones de populismo e incluso de tendencias autoritarias, el Primer Ministro todavía tiene muchos seguidores en Hungría.